Your search results

I les motos ?????

Posted by info@inmocosta.com on 16/01/2017
| 0

A Patagonia, Japó, Nova Zelanda… sempre em llogat moto a destí, però aquesta vegada ens em informat i comprarem una moto de 25a mà com a mínim a Hanoi.

Com que sé que us agrada molt llegir, transcric Íntegrament un blog molt interessant perquè us pugueu imaginar el que ens trobarem:

 

VIAJANDO EN MOTO POR VIETNAM

Así que te entusiasmaste por la romántica idea de recorrer Vietnam en moto, que además Top Gear inmortalizó hace unos años ¿eh? Enhorabuena, has llegado al lugar correcto. Con la información de Marcando el Polo y este post, tu periplo será mucho más sencillo. Prepárate porque vas a hacer algo inolvidable y absolutamente magnífico. Comencemos:

  ¿ES LEGAL?

Hay opiniones contradictorias al respecto. Unos dicen que sí, y otros que no. Yo la información más reciente que he encontrado es que hasta hace unos pocos años se requería una licencia vietnamita para conducir dentro del país. Algo casi imposible de obtener.

Actualmente parece ser que es legal, siendo el único requisito la licencia internacional para conducir. Aunque no estoy seguro al cien por cien, lo cierto es que a nadie parece importarle. Los hoteles te ofrecerán motos de alquiler antes incluso de que decidas quedarte, y al menos en mi caso la policía jamás me paró para pedirme ningún tipo de documentación. Conduciendo de forma civilizada no deberías tener ningún problema.

En cualquier caso, recuerda que no puedes conducir de forma 100% legal, ya que tu moto no va asegurada, y los seguros de viaje no suelen cubrir accidentes en la carretera.

 ¿ES PELIGROSO? 

Sí, y mucho. No te harás una idea hasta que estés viviendo la situación. En Vietnam se siguen unas “reglas” que no se aplican en ningún otro lugar. Las ciudades están tremendamente congestionadas con coches, motos, autobuses y gente. Las señales de tráfico, pasos para peatones o semáforos no se respetan. Los vehículos circulan ocasionalmente en sentido contrario para “acortar” camino, y está socialmente aceptado. En Vietnam se conduce por la derecha (en teoría).

La regla fundamental que debes memorizar es: Cuanto más grande es el vehículo, más prioridad tiene. Esto pone a camiones y autobuses en primer lugar, y coches en el segundo. Dejándote a ti y tu pobre moto sólo por delante de peatones y bicis (estos ni cuentan). Verás como mientras circulas tranquilamente por una carretera cualquiera, un camión que te ha visto perfectamente se pone a adelantar al autobús que viene de frente, haciéndote salir de la carretera hacia ese arrozal tan verde mientras tratas de evitar que se te salga el corazón por la boca y le insultas hasta en arameo. No es el amanecer en las pirámides de Giza, pero te aseguro que es un momento que también va a quedar grabado en tu retina para el resto de tu vida.

Verás que en las carreteras todo está pactado para que tengas un accidente: Te adelantarán por la derecha, se te cruzarán animales, niños, otros vehículos (no esperes que usen la luz intermitente), obras, agujeros, grava, manchas de aceite… Otros circularán en sentido contrario, total sólo son unos metros.

Debes tener especial cuidado con los camiones, guarda unos metros extra de distancia de seguridad; la carga no suele ir bien asegurada, así que no es raro que algo caiga al asfalto. A mí me cayó delante una lata desde un camión de basura y alquitrán de una cisterna. Tuve suerte, de haber sido algo más grande la cosa podría haber terminado bastante mal.

Fundamentalmente, evita conducir de noche, es extremadamente peligroso. No verás los obstáculos, hoyos o animales que se te crucen. Además, otros vehículos te cegarán.

Los cascos estándar vietnamitas son un chiste para los estándares occidentales, así que trata de conseguir uno bueno. Tal vez no sea fácil ni barato encontrarlo, pero puede marcar la diferencia entre un susto y un accidente con consecuencias nefastas. Asegúrate de que te cubra la cara completamente, porque los impactos de piedras, insectos y polvo a altas velocidades no son agradables. No conduzcas con manga corta, el sol tropical y las caídas no benefician a la piel. Lo ideal sería tener un equipo adecuado de motorista.

El consejo más importante es que NO vayas rápido, bajo ningún concepto. Las prisas son el mejor amigo de los accidentes. Ante todo estás de viaje, así que tómate tu tiempo y disfruta el paisaje. La media fuera de las ciudades está en torno a los 40-60 Km/h. La carretera y el tráfico difícilmente te permitirán empujar más. No corras.

Un buen equipo para la lluvia es básico, un buen chubasquero (piloto de lluvia) y una lona impermeable para cubrir tu mochila deberían bastar. Antes o después te vas a cruzar con alguna tormenta, y no tendría mucho sentido esperar en medio de ninguna parte a que deje de llover.

   ¿CUÁNTO TIEMPO NECESITO? 

Depende de la ruta y lo que quieras hacer durante el viaje. Desde Saigón hasta Hanói hay alrededor de 1800 kilómetros, lo que puede parecer poco, pero dadas las condiciones del tráfico y carreteras vietnamitas, supone muchas horas de viaje.

Conocí a dos viajeros que estaban haciendo el viaje en dos semanas. Antes de llegar al centro del país ya se habían caído dos veces e iban llenos de magulladuras y moretones. No recomiendo hacerlo en un período tan corto, aparte de las prisas y riesgo de caídas, te vas a pasar el día en la carretera y no vas a poder disfrutar nada de lo que este maravilloso país puede ofrecerte.

Para mí, al menos, no tiene sentido visitar un país si no te detienes a conocerlo con algo de profundidad. Si tuviera que decir algo, seis semanas sería ideal tanto para disfrutar con calma la carretera como sus paisajes, ciudades y su gente. Aunque esto depende de ti.

  ¿QUÉ MOTO ELIJO?

Recuerda que el límite legal sin estar registrado es 175 cc. Cualquier cosa entre 90 y 125 cc debería ser más que suficiente para ti y tu mochila.

Lo más conveniente es observar en la ciudad en la que has aterrizado cuáles son los modelos más comunes. Al haber muchas iguales no serán caras, y lo más importante, encontrarás piezas de recambio cuando estés perdido por esas carreteras.

La más popular entre los mochileros es la Honda Win, por ser lo más parecido a una moto de marchas occidental que vas a encontrar por esas tierras. Sin embargo son antiguas, la mayoría son copias chinas baratas y encima las venden a precio de oro por estar tan demandadas por los extranjeros. Si vas a por una de estas, negocia el precio y asegúrate de que esté en buen estado.

Otra opción popular entre mochileros es la Minsk, una moto bielorrusa dura, aunque obsoleta y poco fiable. De hecho es de dos tiempos, por lo que tendrás que mezclar la gasolina con aceite cada vez que repostes. No es la moto más verde del mundo.

Si la moto que estás mirando parece vieja pero está extrañamente en condiciones impecables, ha sido totalmente repintada sin respetar patrones y el vendedor parece más insistente de la cuenta por deshacerse de algo taaan bueno… Mal asunto, aquí hay gato encerrado. Jamás compres una moto sin probarla exhaustivamente, bajo ningún concepto.

Sin embargo, es normal que algo de aceite resude al ser vieja y barata, que el escape esté algo oxidado o que el cuadro de los indicadores no funcione al 100%. Úsalo como arma para conseguir un mejor precio. Las baterías vietnamitas son una basura, no esperes mucho de ellas.

Es indispensable que el estado de la moto sea aceptable, luces, frenos y arranque deben funcionar correctamente. El casco y al menos un espejo retrovisor son obligatorios. La policía se toma esto muy en serio.

   ¿ALQUILO O COMPRO? 

Depende. Si tu objetivo es recorrer el país de Norte a Sur o al revés, sale más barato comprarla y luego revenderla al final del viaje. Si por el contrario sólo tienes intención de recorrer una parte del país, tal vez sea mejor alquilar y así te evitas el mantenimiento, buscar comprador al final, etc.

El lugar mochilero por excelencia para comenzar a buscar una moto es Craigslist Vietnam. Aquí podrás comprar tu bestia indomable de otro viajero que necesita deshacerse de la suya. Aunque los mochileros suelen ser de fiar, ten en cuenta que esas motos ya han visto de todo, y lo más probable es que hayan recorrido el país por lo menos un par de veces.

Caminar por las zonas frecuentadas por mochileros también puede ser interesante, hay miles de carteles pegados por las farolas, restaurantes, hostels e incluso sobre la misma moto en venta.

Los negocios locales son otra opción, pero tendrás que ser buen negociador para que no te estafen. En las zonas mochileras los precios suelen ser altos y la calidad baja. Personalmente creo que es mejor salirse de las zonas y ciudades turísticas. Los precios son mejores y los vendedores más honestos.

En cualquier caso, ni unos ni otros suponen una garantía de acierto, por lo que usa tu intuición y evita las estafas. Aquí no existe ninguna oficina de derechos del consumidor, así que una vez sueltes el dinero, olvídate de él, de tu poder de negociación y de cualquier tipo de reclamación.

Comprar una moto en esta parte del mundo es tan sencillo como soltar la guita y salir andando con tu nueva adquisición. Asegúrate de que te den la “Blue Card”, una tarjeta de tamaño similar a una de crédito con los datos de la moto y de su último propietario vietnamita. Tranquilo, no hace falta que esté a tu nombre (ni siquiera es posible), pero sí que los datos de la tarjeta y la moto coincidan.

Ejemplo de Blue Card (Foto: 35liters.files.wordpress.com).

 

Una copia de Honda Win totalmente repintada. Nótese que el cuadro de indicadores no es original ¿Demasiado bueno para ser verdad? (Foto: Andrés Lozano)

  • Cercador Avançat

    15.000 € to 1.200.000 €

Compare Listings